6 juegos caseros divertidos para jugar en familia


Ya estamos en otoño y lo normal es que algunos días haga mal tiempo, ¡pero eso no va a impedir que disfrutemos y lo pasemos de maravilla! Por eso, Bali nos trae un montón de ideas de juegos súper divertidos y educativos para que las tardes de mal tiempo sean más amenas.


1 - ¿Qué animal soy? Haced varios papelitos con diferentes animales y metedlos en un recipiente doblados para que no se vean. En cada turno uno de vosotros tendrá que coger un papel y representar con mímica el animal que le haya tocado. Haku recomienda hacer además sonidos onomatopéyicos, ¡veréis qué risa!

2 – A Bali le encanta la música, ¿y a ti? Podéis jugar a montar un karaoke improvisado, solo necesitarás poner tu música favorita y comprobar qué miembro de la familia es el que mejor afina y al que menos gallos se le escapan. También puedes buscar algún vídeo musical en Youtube,  tratar de memorizar la coreografía y repetirla, seguro que os reiréis un montón bailando.

3 – El árbol familiar: dibuja tu árbol genealógico y aprende quienes eran tus antepasados. Solo necesitas una cartulina o folio grande e ir dibujando en cada nivel del árbol a hijos, padres, abuelos… Nos ayudará a conocer un poco más sobre nuestra familia, las profesiones y cualidades principales de sus miembros. Es un juego que genera bastante curiosidad y resulta muy divertido e interesante.

4 – En busca del tesoro perdido: escondemos un objeto en casa y vamos aportando algunas pistas para que el jugador lo encuentre. Además de las pistas, el clásico “frío frío” o “caliente caliente” será de gran ayuda cuando el jugador esté demasiado lejos o muy cerca del objeto.  Las pistas pueden ser acertijos, cuentas matemáticas fáciles, pruebas como cantar, recitar o pasar alguna prueba física. Se pueden establecer etapas y en cada una dar una pista más grande que nos acerque al objetivo final “El gran tesoro”.
Este tipo de juegos agudizan el ingenio y fomentan la imaginación. Contribuyen a potenciar la resolución de problemas y la memoria.

5 – La letra prohibida: ¡este es el juego preferido de Doc! Nos sentamos formando un círculo y vamos hablando sobre algún tema cualquiera. La dificultad está en que el que manda dice que está prohibido pronunciar alguna letra, por ejemplo la “S” de esta forma se formarán frases muy divertidas y las risas estarán aseguradas. Un ejemplo del resultado: Alguien dice “¿Sabes cómo se llama esa niña?” Respuesta: “Sí, se llama Sara”, ahora sin pronunciar la “S” que sustituiremos por otra letra cualquiera, por ejemplo la “C”: “¿Cabes cómo ce llama eca niña? Ci, ce llama Cara “ XD

6 – Juegos sencillos de matemáticas ¡Estos también le encantan a Matt! Crea tu propia baraja de cartas con cartulinas que tendrá números (de un solo dígito si los niños son muy peques o de 2 o más dígitos si ya son un poco mayores). También pondremos signos de suma, resta, multiplicación o división (según el nivel de dificultad que queramos añadir). Separaremos los dos montones y al que le toca deberá sacar dos cartas con números y una carta de signos y deberá resolver la cuenta. Esto fomentará la agilidad mental a la hora de realizar cuentas matemáticas.

Lo más importante es siempre tener en cuenta que lo importante de los juegos es divertirse, crear buen ambiente y generar más confianza y cercanía en la familia. ¡Todos a jugar!




Volver